Tras los últimos consejos para comprobar y mantener los neumáticos, los frenos y las luces de tu montura, vamos a hacer un repaso ahora a algunas de las operaciones debemos realizar para mantener nuestro propulsor, transmisión y suspensiones en perfectas condiciones de uso.

El corazón de nuestra moto requiere una minuciosa atención si queremos que siga llevándonos a nuestro destino con las mayores garantías de seguridad y longevidad.

El punto más crítico de un motor es su lubricación. El lubricante debe ser el adecuado para nuestro propulsor, para ello deberemos consultar nuestro manual de usuario, donde nos vendrán indicados los diferentes grados de viscosidad (SAE) que podemos utilizar, así como la calidad mínima que deberá tener este.

Igualmente, los plazos de sustitución también vendrán indicados en la tabla de mantenimiento.

https://www.boxrepsol.com/es/vive-tu-moto/mantenimiento-las-partes-sensibles-moto/